Historia del Pensamiento Económico

Historia del Pensamiento Económico

1. PENSAMIENTO PRE-CLÁSICO:

a) La Biblia:

• Con la expulsión del hombre del paraíso terrenal aparece la idea de escasez, cuando Dios dice: “ganarás el pan con el sudor de tu frente”
• La primera referencia al ciclo económico y a un fondo de estabilización aparece en el Antiguo Egipto, 2000 años A.C., cuando José interpreta el sueño del faraón (vacas gordas, vacas flacas), como 7 años de cosechas abundantes y 7 años de cosechas malas, y le aconseja construir graneros para almacenar víveres en épocas buenas y así estar cubiertos en las malas épocas.
• La aparición de la agricultura, conjunta con la aparición de aldeas, da lugar a la división del trabajo y con ello a momentos de ocio, que posibilitaban el pensamiento sistemático.
• La necesidad de la moneda se da con el desarrollo del comercio, para servir como unidad de cuenta. Sin embargo, en un principio el comercio monetario no estaba muy definido (la mayoría del comercio se daba a través del trueque). El comercio primero es interno (entre artesano y agricultor dentro de una aldea y entre aldeas cercanas) y luego externo, primero de bienes no elaborados y luego de productos manufacturados (textiles, vino).

b) Economistas griegos y romanos

Grecia:

• Aristóteles (384-322 a.C.): Los problemas que ocuparon su atención tenían un notable acento ético. Según Gray “la economía (en la Grecia Antigua) no fue simplemente colaboradora y criada de la ética (como quizás debería serlo siempre), sino que fue aplastada por su hermana tan próspera y mimada…”

Antigüedad =>  Ciencias: 1. Filosofía (ética): a) Economía
                                                                          b) Política
                                                                          c) Sociología
                                     
                                          2. Teología

 

La economía está en un plano desigual al de la ética; No debe ser esclava de la ética, pero tampoco puede igualarla. La economía debe estar basada en la ética, pero no debe subordinarse a ella.
Dejando de lado el carácter elemental de la vida económica, la razón más importante de que en el mundo antiguo se atendiera a las cuestiones éticas, desechando las económicas, es la existencia de la esclavitud. Como el trabajo no era remunerado, no había necesidad alguna de un criterio para determinar el monto de los salarios. En cambio, llegó a resultar de interés la justificación ética de la esclavitud, al igual que las características del trabajo que se les daba a los esclavos.  
El problema era similar con respecto al interés en ausencia de capital. La gente toma dinero prestado y paga intereses por dos razones: para obtener un rendimiento; o para consumir o pagar deudas. En el sistema de economía doméstica de la Grecia aristotélica, la mayor parte de los préstamos se otorgaban y se contraían para satisfacer necesidades personales, ya que los bienes de capital y el circulante (que sirven para obtener un rendimiento) eran de poca importancia visible en la economía. Como los préstamos en Grecia se otorgaban con fines no productivos, el interés no se consideraba como un coste de la producción, sino mas bien como un gravamen que los más favorecidos imponen a los menos afortunados o menos prudentes. De modo que una vez más, como en el caso de la esclavitud, se plantea un problema de ética, a saber, qué es lo correcto, justo y decente en materia de relaciones entre los que poseen amplios recursos fcieros y los débiles y necesitados.
Aristóteles, pensando en un préstamo para consumo, no para hacer inversiones rentables, condenó el cobro de interés. El interés sólo llega a adquirir cierta respetabilidad cuando se lo define en otros términos, o sea, como pago por su capital productivo; cuando resulta evidente que quien toma el préstamo lo utiliza para ganar dinero, y que por ello es muy justo que dé alguna participación de sus beneficios al prestamista original. Específicamente, el interés comienza a justificarse cuando en Italia los capitalistas les empiezan a prestar dinero a los comerciantes. Pero aquí hay un interés sobre el capital invertido y un riesgo, es diferente a los préstamos para consumo.
Dado que en el mundo antiguo no existían salarios ni intereses, tampoco podía haber una teoría de los precios tal como hoy se la conoce. Los precios derivan, de una u otra forma, de los costes de producción, y estos carecían de función visible para los propietarios de esclavos. En consecuencia, lo único que pudo preguntarse Aristóteles fue si los precios eran justos o equitativos. La preocupación por el precio justo fue el centro del pensamiento económico durante los dos milenios siguientes.
Los pensadores antiguos se daban cuenta de que los comerciantes cobraban el precio más alto posible, pero ni los griegos ni los escolásticos lograron explicarlo.
Aristóteles también presto atención a otro problema de proyección ética que continuaría luego preocupando a los economistas: ¿Por qué algunas de las cosas más útiles son las que tienen los precios más bajos en el mercado, mientras que algunas de las menos útiles cotizan a precios muy elevados? Al preguntarse por qué las piedras preciosas eran más caras que el agua, Aristóteles anunció el problema de la escasez.
Aristóteles estaba en contra de la existencia del Estado.
En lo que se refiere al desarrollo comercial, Aristóteles, precursor distante de la preocupación por el crecimiento económico, se limitó, como los romanos que le sucedieron, a formular sugerencias sobre mejoras en materia de organización y prácticas agrícolas, y al igual que los romanos, atribuyó gran superioridad moral a la economía agraria.
Otro elemento importante en el pensamiento griego era la noción sobre la moneda, la moneda era estéril. La moneda ocupa un papel de intermediario en el intercambio.
Habiendo identificado la naturaleza de la moneda y de la acuñación, Aristóteles pasa a considerar el lucro, que en su forma pura le parece aborrecible.

• Jenofonte (440-355 a.C.): Trató básicamente dos temas: las ventajas de la división del trabajo y los prejuicios económicos de las guerras.
En su Ciropedia, anticipándose a Adam Smith, expone las ventajas que poseen las ciudades grandes sobre las pequeñas en cuanto a oportunidades para especializarse en las actividades mercantiles mediante la división del trabajo. En el “Tratado sobre las rentas: Orientaciones para la organización de la hacienda pública en Atenas”, considera las fuentes de la relativa prosperidad de la ciudad y las formas de aumentarla. Atribuye dicha prosperidad a la excelencia del entorno agrícola y sostiene que la misma podría incrementarse otorgando hospitalidad y privilegios a los mercaderes y marinos extranjeros; prestando la debida atención a las obras públicas; enviando el mayor número posible de trabajadores a las minas de plata, que a su criterio eran uno de los principales componentes de lo que hoy llamaríamos tasa de pagos de Atenas y, por encima de todo, conservando la paz. Para Jenofonte, la guerra representa toda diferencia entre la prosperidad y la catástrofe.

• Platón (428-348 a.C.): Se preguntó si la principal fuerza organizadora y motivadora de la economía era el interés propio o el bien común. Concibió un estado que surgía esencialmente bajo la forma de una entidad económica, a saber, un conjunto de las diversas ocupaciones y profesiones necesarias para una vida civilizada. Pero al frente del gobierno, como guías y protectores del estado, figuran los custodios, quienes llevan una vida de renuncia ascética y no tienen derecho a poseer mas bienes que los indispensables, hallándose sus ingresos limitados a lo rigurosamente necesario. Puede haber libre empresa en la base, pero el poder debe estar en manos de los de arriba, que profesan una pura ética comunista.

Fue el juicio ético, y no la árida exposición de los temas económicos, lo que motivó a Aristóteles y a los demás grandes mentores griegos. Pero en lo concerniente a la esclavitud, a la condición de la mujer y al interés público frente al interés penal, los juicios éticos muestran una fuerte tendencia a adecuarse a lo que a los ciudadanos influyentes les resulta agradable creer, reflejando de ese modo lo que Galbraith denomina Virtud Social Conveniente.

Roma:

Roma no produjo ningún pensador económico importante, la contribución romana fue mínima y se limitó a reproducir las ideas griegas. Continuaron contando loores a la agricultura, a la cual sumaron múltiples sugerencias sobre métodos y administración agrícola, pero siempre refiriéndose a la unidad de exploración autosuficiente y no a una empresa comercial. También se plantearon algunas dudas sobre la eficacia de la esclavitud.
El gran avance romano fue el Derecho Romano (base de todas las transacciones económicas) y su papel en la propiedad privada. Si bien la institución de la propiedad privada se remonta a la prehistoria, fue el Derecho Romano el que otorgó a la propiedad su identidad formal y a su poseedor el dominium, es decir, los derechos que hoy se dan por supuestos. Estos derechos eran sumamente amplios: abarcaban no sólo el uso y el disfrute, sino también el mal uso y el abuso. A partir de entonces, toda intromisión ajena, incluida la del estado, no podría justificarse sin alegar alguna justificación.
La Edad Antigua termina con la invasión de los bárbaros y la destrucción del Imperio Romano de Occidente, dando lugar a la Edad Media.
Durante la Edad Media hay una gran influencia del pensamiento cristiano. La Cristiandad tuvo tres efectos duraderos:
1) A través del ejemplo que sentó (Jesucristo y sus apóstoles eran agricultores o artesanos) demostró la inexistencia de un derecho divino de los privilegiados; el poder podía tenerlo gente que trabajaba con las manos.
2) A través de creencias y actitudes sociales que inculcó (principio de igualdad de todos los seres humanos) resultó inevitablemente sospechosa la riqueza como elemento diferenciador entre hermanos y como fuente de poder, prestigio y goces desiguales. Se suscitaron a raíz de ello problemas relativos a la institución de la esclavitud. Aquí se ve de nuevo la importancia de la ética y su preeminencia sobre la economía.
3) Por medio de las leyes económicas específicas que tuvo que hubo de apoyar o necesitar, se condenó al préstamo con interés. Se consideraba que el trabajo, como factor de producción, era en sí algo bueno; se estimaba que el trabajador era digno de su salario; y no se criticaba con severidad la renta del terrateniente. Pero la doctrina cristiana primitiva condenaba seriamente el cobro de intereses, considerándolo una extorsión.

c) La escolástica:

Algunos comentaristas han insistido en que la prehistoria de la ciencia económica se inicia en el siglo XIII con los pioneros escolásticos del análisis del mercado. Schumpeter sostiene que el esquema de La Riqueza de Las Naciones proviene de los filósofos del derecho natural. Las ideas escolásticas influyeron sobre fisiócratas y clásicos. Las contribuciones claras de la economía escolástica pueden descomponerse en tres elementos:
1) Haciendo hincapié en la utilidad como la fuente principal del valor: elaboraron una doctrina del valor basada en la utilidad y la escasez. Santo Tomás de Aquino sostuvo que todos los bienes se valorizan sólo en relación con las necesidades humanas. La economía escolástica basaba claramente el valor en la satisfacción de necesidades, y en sus últimas versiones relacionaba la utilidad con la escasez relativa de un bien. Sin embargo, no tenían un concepto de la utilidad decreciente para explicar por qué puede saciarse la demanda a un precio dado, por lo cual no es una teoría satisfactoria de la determinación del precio .
2) La noción del “precio justo”: los escolásticos no distinguieron entre el equilibrio a CP y a LP, y no tenían ninguna concepción sobre la forma en que la competencia puede producir un precio normal a LP que apenas cubra los costos. Raras veces prestaron mucha atención a lo que constituye un precio justo, pero de ordinario lo identificaron con el precio corriente en el mercado, el precio dado a un individuo que a su vez no puede influir sobre su nivel. Los escolásticos no cuestionaban el derecho de las autoridades civiles a fijar y regular los precios, y en ese sentido el precio justo es simplemente el precio vigente en el momento, ya fuese producido o no por la competencia.
3) La proposición de que el K monetario es estéril: la doctrina tradicional de la Iglesia sostuvo que el interés en un “hijo del metal estéril”. Nunca se justificó que se exigiera un interés a un socio. En cambio, podía exigirse interés sobre los préstamos bajo ciertas condiciones ajenas a las circunstancias del prestatario. Dos de esas condiciones eran una pérdida por parte del prestador como consecuencia del préstamo (damnum emergens) Y una ganancia sacrificada por el prestador en una inversión alternativa (lucrum cessaus); esto equipara el interés al costo de oportunidad de los fondos líquidos, una idea que debe considerarse como una base analítica genuina. La doctrina escolástica trata todo el interés sobre el dinero prestado como una “usura” y por ende, injustificado en principio, y las variaciones de la tasa de interés no juegan ningún papel en el análisis escolástico.
Los autores escolásticos manejan siempre las cuestiones económicas dentro del contexto de los tipos de contratos involucrados en las transacciones. Este enfoque de la actividad económica en la tradición del derecho romano es un rasgo distintivo del escolasticismo y lo separa de la tradición mercantilista. Fueron los mercantilistas quienes rompieron con la concepción canónica del comportamiento en el mercado como un problema moral y elaboraron el concepto del “hombre económico”.

Santo Tomás de Aquino (1225-1274): Una característica muy relevante de la vida económica medieval fue la existencia de gremios (vendedores organizados en corporaciones; agrupaciones verticalistas que abarcaban tanto a los maestros como a los aprendices y compañeros). Su objeto era múltiple: garantizar la calidad de la mano de obra, organizar fiestas y otras celebraciones en fechas señaladas, ejercer influencia política y regular los precios y los jornales de los trabajadores. Pero luego hubo una deformación del fenómeno, un exceso de protección que llevó a la presencia de monopolios y a la fijación de precios monopólicos. En tales circunstancias, se planteó la cuestión de la equidad o justicia del precio. Aquino planteó el justo precio como una obligación religiosa, pero nunca definió la forma de determinar el justo precio.
Desde la época de Aquino, el conflicto entre la moralidad y el mercado se resolvió a favor del mercado.
Llosas: el mercado es un buen asignador de recursos en el CP, pero no en términos intergeneracionales, de distribución del ingreso y oportunidades, ni cuando existen fallas de mercado.
Aquino apuntó también a la obligación de los vendedores a ser transparentes (informar sobre la calidad). Afirmó que el vendedor no debe vender un producto defectuoso a sabiendas, y si llega a vender alguno por inadvertencia, debe indemnizar al comprador al descubrirse la falta. En cuanto a la cuestión de si el vendedor debe advertir la existencia de una imperfección en un artículo por otros conceptos aceptable, desde luego que debe hacerlo, a menos que el defecto sea obvio.
Santo Tomás sostuvo la proscripción del cobro de intereses y examinó la licitud del comercio en gral. En cuanto a esto, afirmó que era lícito cambiar cosas por dinero para satisfacer las necesidades naturales, pero no cambiar dinero por dinero o cosas por dinero para obtener beneficios. Santo Tomas de Aquino llegó a admitir el cobro de una “prima de riesgo”: quien hacía un préstamo tenía el riesgo de no recuperar el K

Nicolás de Oresme (1320-1382): afirma que el comercio era de primordial importancia; lo que debían hacer los príncipes era fomentar el comercio y crear para ello las condiciones favorables. Para Oresme, la principal de tales condiciones era la correcta administración financiera. A Oresme se lo considera el primer monetarista. Sostuvo que el príncipe no debía alterar el contenido metálico de la moneda, ya que la moneda fiable y buena favorecía al comercio. Por otra parte, advirtió que la moneda mala desplaza a la buena.
Durante la Edad Media, no fue mucho lo que se escribió, porque la economía no existía separadamente de la vida económica. La rígida estructura jerárquica de la sociedad feudal encargaba y distribuía bienes y servicios, no con el incentivo de sus respectivos precios, sino en respuesta al imperio de la ley, la costumbre y el temor a un castigo indigno y notoriamente doloroso. El mercado constituía una excepción esotérica, y es lógico que los estudiosos no se ocuparan de él. Oresme, que en cambio lo hizo, reaccionó ante un mundo nuevo y en expansión, en el cual surgían con fuerza los mercados y el dinero.

La ruptura del sistema antiguo se da con la invasión de los árabes en el siglo XII. En el occidente del Mar Mediterráneo desaparece el comercio marítimo y la actividad se concentra en el campo agropecuario. El Imperio Carolingio se ve obligado a ocuparse de la agricultura, porque por el este estaban los árabes y por el occidente los vikingos.
Más tarde comienza a desarrollarse comercio al norte, desde los Países Bajos hasta Rusia.
En Holanda, se desarrollan las primeras industrias. Los comerciantes compran lana en Inglaterra, la llevan a Holanda donde se hace el primer procesamiento y luego las llevan a las ciudades donde los artesanos las terminan. A partir de aquí comienza a darse en las ciudades una división de los gremios:
• Los que abastecen al mercado local, donde el jefe era el maestro.
• Los que se dedicaban a la exportación, donde el maestro era un empleado del comerciante.
Comienza a aparecer también con esto el problema del desempleo, cuando por ejemplo, se atrasaba el barco con la lana de Inglaterra. Hubo revueltas, pero los gremios no tenían suficiente poder.
El comercio, si bien se estaba desarrollando, era aún pequeño. Las únicas industrias para exportación eran los paños flamencos, los vinos franceses y los metales.
Se desarrolla por otra parte el proteccionismo urbano.

En la Edad Media, no había oportunidades de inversión; todo el excedente se destinaba a construcciones de carácter religioso u ostentoso. Cuando había oportunidades de inversión, se invertía en comercio.
A partir del mayorazgo (el hijo mayor hereda todo => algunas personas de la flia se van) se da un recupero de tierras caídas o pantanosas que aumenta el área cultivable y genera un importante crecimiento de la producción agrícola. Esta gente era libre, e incluso crearon ciudades libres.
Así, en esta etapa, surgen una serie de cambios que van creando las bases para el período siguiente. En la política, disminuye el poder de los señores feudales y aumenta el poder de los reyes => surgimiento de las primeras naciones => el proteccionismo urbano se va convirtiendo en protección nacional => mercantilismo.

d) El mercantilismo

El mercantilismo describe una tendencia central del pensamiento económico desde fines del siglo XVI hasta mediados del siglo XVII. En otros términos, en un conjunto de ideas que prevalecieron en el período intervencionista entre el fin del feudalismo y el principio del capitalismo. Es una acción más que un pensamiento.

Principios mercantilistas (P.W. von Hornick, 1648)
1. cada pulgada del suelo de un país debe utilizarse para la agricultura, la minería o las manufacturas.
2. todas las materias primas que se encuentren en un país deben utilizarse en las manufacturas nacionales, porque los bs acabados tienen un valor mayor que las materias primas.
3. debe fomentarse una población grande y trabajadora.
4. deben prohibirse todas las exportaciones de oro y plata y todo el dinero nacional debe mantenerse en circulación.
5. hay que obstaculizar tanto como sea posible las importaciones de bs extranjeros.
6. donde sean indispensables determinadas importaciones, deben obtenerse de primera mano, a cambio de bs nacionales y no de oro y plata.
7. en la medida que sea posible, las importaciones deben limitarse a materias primas que pueden acabarse en el país.
8. deben buscarse constantemente las oportunidades para vender el excedente de manufacturas de un país a los extranjeros a cambio de oro y plata.
9. no hay que permitir las importaciones si los bs que se importan existen de modo adecuado y suficiente en el país.
Los mercantilistas se caracterizaron por un interés por el mundo real, en contraposición a los valores religiosos del período medieval. Las cosas materiales eran el “fin” de la actividad humana; los folletistas del siglo XVII suponían como algo obvio que la motivación del beneficio era un factor determinante del comportamiento económico => con el mercantilismo se rompió la atadura a los ppios éticos y se reconoce al interés como lícito.
Los mercantilistas estaban interesados en las gcias materiales del Estado: los recursos materiales de la sociedad (los medios) debían utilizarse para promover el enriquecimiento y el bienestar de la nación-estado (el fin).
El tema más importante que consideraban los autores mercantilistas fue el comercio y las finanzas internacionales. El oro y los medios para adquirirlo eran por lo gral el nexo de la discusión.
La obtención de oro por medio del comercio y las restricciones comerciales fueron esencialmente ideas mercantilistas. En este sentido, los aspectos ppales de la visión mercantilista son:
• el oro y las joyas como la esencia de la riqueza: el dinero y no los bs reales fue equiparado por lo gral a la riqueza. Esto explica que uno de los fines idealizados del comercio y la producción haya sido aumentar la riqueza por medio de aumentar la acumulación de lingotes.
• La regulación del comercio extrema para generar una entrada de metales preciosos.
• La promoción de la industria mediante la introducción de importaciones de materias primas baratas.
• Los aranceles protectores impuestos a los bs manufacturados.
• El estímulo a las exportaciones, sobre todo de bs terminados.
• La insistencia en el crecimiento demográfico, para mantener los salarios bajos.
El punto clave del mercantilismo es la doctrina que establece como conveniente una bza comercial favorable porque de algún modo genera prosperidad nacional. Se deseaba un bza comercial positiva porque el saldo tenía que enviarse en oro, y el oro se equiparaba en gral a la riqueza. Adam Smith  basa su crítica al mercantilismo justamente en este último punto: el mercantilismo no es más que un tejido de falacias proteccionistas basadas en la noción popular de que la riqueza consiste en el dinero. El dinero se equiparaba falsamente al K, y la bza comercial positiva se equiparaba al saldo anual del ingreso sobre el consumo.

Contribuciones del mercantilismo:
Según Ekelund, los mercantilistas produjeron la primera conciencia real de la importancia monetaria y política del comercio internacional y, en el proceso, suministraron a la política económica un concepto de bza comercial que incluía partidas visibles e invisibles (fletes, seguros, etc). Sin embargo, aunque algunos aludieron a una comprensión del papel de la inversión internacional de K a LP como una fuerza para establecer una posición internacional del país, no parecen haber llegado a una explicación clara de la bza de pagos en el sentido moderno.

Críticas al mercantilismo:
1. La idea de que un excedente de exportaciones es el indicador del bienestar económico puede describirse como la falencia básica que se encuentra en toda la literatura mercantilista. Esto es, creían que la riqueza se maximizaría por medio de la acumulación de metales preciosos resultantes de un superávit comercial. No es una falacia la preocupación por la bza comercial. Lo que distingue a la teoría mercantilista es una fijación en la baza comercial y una fijación en el objetivo de mantener un comercio desbalanceado, aun a LP. Esto surge a partir de la creencia de que una bza comercial positiva, y por lo tanto la acumulación de metales, podía mantenerse por períodos largos e indefinidos => no entendieron los efectos de un aumento de la Q de dinero que sigue por lo gral a una bza comercial positiva.
Los economistas clásicos advirtieron que una bza comercial positiva sólo puede sostenerse a CP.
Thomas Mun  (1630): una entrada de metales preciosos eleva los precios internos y “las ventas más caras y compras más baratas”  tienden a volver la bza comercial en contra de un país. Si la Q de dinero aumenta más rápido de lo que aumenta el ingreso, aumentarán los precios => la bza comercial se vuelve desfavorable.
John Locke (1690): anticipó la teoría cuantitativa pero, tal como la formuló, esta teoría enunciaba simplemente que el nivel de precios está siempre en proporción a la Q de dinero, entendiendo que la Q de dinero incluye la velocidad de su circulación. La proporción particular depende del volumen de comercio. Esta es una tautología + que una teoría pero subraya la función del dinero como un medio de cambio. Compara dos flujos, la Q total de dinero en circulación en un período de tiempo dado con el volumen total de bs comerciados durante el mismo período, y demuestra así que el tamaño absoluto del acervo monetario no tiene importancia para la riqueza de una nación. El dinero es peculiar porque al servir solamente como un medio de cambio, no tiene ningún valor intrínseco. La tesis es obviamente destructora de los ppios mercantilistas, pero Locke siguió siendo un mercantilista porque pensaba que a un país le convenía tener un acervo monetario mayor que el de cualquier  otro país
Hume (Siglo XVIII): su “mecanismo de flujo de los metales preciosos” proveyó de una refutación definitiva de los ppios mercantilistas durante + de un siglo. El argumento sostenía que ciertas fuerzas enteramente automáticas tenderán a establecer una “distribución natural de los metales preciosos” entre los países del mundo y los niveles de precios internos en diversos países tales que las exportaciones de cada país se igualan a sus importaciones. Toda extracción adicional de oro en un país elevará su nivel de precios en relación con el de otros países, el excedente de importaciones consiguiente debe financiarse con una salida de oro; esto engendra la misma reacción en el país que recibe oro, y el proceso continúa hasta que todos los países que comercian hayan establecido un nuevo equilibrio entre exportaciones e importaciones correspondiente a la mayor oferta de oro
Mecanismo de Hume: bza comercial >0 => entrada de oro => bajo patrón oro, aumenta Q de dinero en la misma proporción (en un sistema de moneda fiduciaria magnificaría el aumento) y cae la Q de dinero del resto del mundo => aumentan los precios locales y caen los precios del RM => disminuyen las exportaciones y aumentan las importaciones => bza comercial < 0 => salida de oro => disminuye la Q de dinero y aumenta la Q de dinero del RM => caen nuestros precios y aumentan los del RM => aumentan las exportaciones y caen las importaciones => el ciclo continúa y el intento mercantilista de acumular oro en forma indefinida fracasa.
Hume afirmó que el dinero “no es de ningún modo la rueda del comercio, sino el aceite”. Argumentó que el dinero es un “velo” que oculta el funcionamiento real del sistema económico y que la magnitud de la masa monetaria de una nación no tiene consecuencias relevantes, una vez que el nivel de precios se ajusta a la Q de dinero.
Observación: la crítica de Hume no es válida si hay crecimiento del producto sin que aumente la dda. De hecho, luego de la segunda guerra mundial, Japón creció mucho y acumuló una gran Q de reservas, pero los japoneses ahorraron mucho, por lo que no aumentaron los precios ni las importaciones.
Si aceptamos el mecanismo de Hume, podríamos decir que los mercantilistas no entendieron el significado pleno de la teoría cuantitativa del dinero. Pero en este caso, ¿Cómo pudieron sobrevivir las ideas mercantilitas hasta el siglo XVIII, después de que Locke había demostrado que el valor del dinero varía inversamente con su Q? La resolución al dilema reside en la típica doctrina mercantilista de que el dinero “acelera” el comercio al aumentar la velocidad de circulación de los bs.
M.V=P.T => Ecuación del intercambio
La identidad se convierte en una teoría al relacionar las variables en una forma definida.
La teoría cuantitativa del dinero es una doctrina que conecta la Q de dinero con los precios, mientras que el comercio está determinado en alguna forma por fuerzas “reales” y la velocidad de circulación del dinero está dada por los hábitos de pago y las instituciones fcieras de la economía.
Pero los mercantilistas hicieron hincapié en el efecto de M sobre T antes que sobre P. La teoría mercantilista de los siglos XVII y XVIII tenía en su centro la proposición de que “el dinero estimula al comercio”: se pensaba que a un aumento de la oferta de dinero se asociaba un aumento de la dda de dinero, de modo que el volumen de comercio, y no los precios, se veía directamente afectado por una entrada de metales preciosos. Los mercantilistas no tomaron en cuenta el mecanismo autorregulador de Hume porque no interpretaban la teoría cuantitativa del dinero como él lo hacía. Hume introdujo la noción de una relación causal entre M y P porque no advirtió que la teoría cuantitativa enunciada por Locke presupone una Q diferente de dinero cuando todo lo demás permanece =; es decir, un cambio único de la oferta monetaria más que un proceso temporal de incremento de la oferta monetaria. Hume presentó esta versión comúnmente aceptada en virtud de que T y V son insensibles a los cambios monetarios y  M y P variarán proporcionalmente. Mientras el dinero sea un solo patrón de valor y un medio de cambio, aun esta proposición teórica es simplemente una tautología. Pero en cuanto consideramos la demanda de dinero para conservarlo como un almacén de valor, M y P ya no variarán necesariamente en la misma proporción. Quizás pueda demostrarse que P variará en la misma proporción que M cuando el estado final y el estado original  que se comparan se encuentren en equilibrio: esta es la formulación moderna de estática comparada de la teoría cuantitativa del dinero. Es dudoso que Locke haya entendido esta teoría. En todo caso, Hume interpretó el argumento de Locke en un sentido dinámico, como lo hicieron los demás autores del siglo XVIII.
2. Los mercantilistas no racionalizaron las ventajas comparativas preexistentes; tampoco parecían comprender que la especialización y el comercio aumentarían la producción total. La teoría moderna del comercio internacional sostiene que si se limitan las importaciones atenta contra las ganancias del comercio y la división internacional del trabajo.

Adam Smith y el enfoque monetario de la balanza de pagos
Humphrey analiza las razones por las cuales Adam Smith no incorporó el mecanismo de Hume ni la teoría cuantitativa a su análisis de la balanza de pagos en “La riqueza de las naciones…”, ni en su crítica al mercantilismo. En su lugar, sostuvo que el exceso de dinero en un país se eliminaría a través de la balanza de pagos sin afectar a los precios.
Smith adhiere al enfoque monetario de la BP que para el caso de una economía abierta y pequeña con TC fijo (como Escocia, donde vivió Smith), niega:
• El mecanismo de Hume, porque es una economía pequeña y abierta los precios son exógenos, se determinan en el mercado internacional. Hume supone un efecto sobre los precios relativos ( MPPxvaría Px/Px*), que no se produce en una economía pequeña y abierta, donde el ingreso de oro no modifica los precios internos.
• La teoría cuantitativa, porque el dinero fluye por la balanza de pagos para lograr el nivel de precios predeterminado, y por tanto la causalidad va de P a M, y no de M a P. En una economía pequeña y abierta, si se modifican los precios internacionales, aumenta la cantidad de dinero que fluye a través de la BP para mantener el nivel de precios dado
exógenamente  la causalidad es inversa a la de la  teoría cuantitativa, que con P endóg. pronostica una causalidad de M a P.

Enfoque monetario de la balanza de pagos
En economías pequeñas y abiertas operando con TC fijo el ajuste no puede producirse vía precios porque estos se determinan en el mercado mundial. El ajuste se produce en cambio vía BP; los residentes exportan (importan) dinero, e importan (exportan) a fin de eliminar el exceso de oferta (demanda) de dinero.
El modelo monetario básico está dado por:
1) Md = k P Y  – demanda de dinero –
2) Ms =C + R  – oferta de dinero –
Donde C: circulante, crédito doméstico (exógeno). Es el único instrumento que posee el Banco Central
R: reservas (endógeno). Depende de la BP y pasivamente de la demanda de $ (a través de la BP)
3) P = E Pw  – tipo de cambio – actúa la ley del único precio
4) Ms = Md  – equilibrio del mercado monetario –
Sustituyendo (1) – (3) en (4)
Oferta:  C + R = k E Pw Y : demanda
5) R = k E Pw Y – C
Bajo TC fijo, las reservas deben ajustarse ante cambios en el producto nacional, los precios internacionales y el crédito doméstico. Es decir, el modelo establece que el flujo de R a través de la balanza de pagos ajusta a fin de lograr el equilibrio monetario.
El resultado de la BP es = a la variación en R
El resultado de la BP depende del exceso de demanda de dinero; los flujos de reservas actúan para corregir los desequilibrios monetarios. Cuando la cantidad de dinero es menor a la deseada por el público, la gente corregirá esta discrepancia exportando bienes domésticos a cambio de importaciones de dinero.

Ŕ                                Estabilidad del sistema

 

 

 

 

                                                       Ŕ  = 0
Supuestos clave del enfoque monetario: Smith pensó en una economía con pleno empleo, pequeña, abierta, con TC fijo, baja convertibilidad. Entonces existía:
1) Exogeneidad del nivel de precios: el nivel general de precios se determina a través de la demanda y oferta mundiales, y por tanto está dado para la economía pequeña.
2) Endogeneidad de la cantidad de dinero: la oferta de dinero en una economía pequeña es una variable pasiva y determinada por la demanda que se adapta a las necesidades del comercio. El volumen de comercio o el nivel de actividad económica determinan la demanda de dinero, por lo cual la cantidad de dinero, vía la demanda inducida de dinero que fluye a través de la BP, responde pasivamente. A través de este mecanismo, el dinero ajusta para soportar el nivel dado de actividad económica.
3) Composición del stock de dinero: las autoridades monetarias de la economía pequeña abierta pueden controlar la composición pero no el nivel de dinero.
Dinero = Billetes domésticos + oro y las monedas de otros países
El público fija la cantidad total de dinero. Dado un nivel de demanda de dinero, las autoridades monetarias de la economía pequeña pueden aumentar el crédito doméstico generando vía (5), una disminución de = magnitud de las reservas internacionales, dejando inalterada la cantidad total de dinero:
C  E0$  gasto  déficit de BP  R para equilibrar el mercado monetario
4) Causalidad de precios-dinero: la causalidad va de P a M en una economía pequeña y abierta con TC fijo. Los precios se determinan en el mercado mundial a través de la O y  D mundiales, y una vez determinada vienen dadas para una economía pequeña, abierta a través de al ley del único precio. Finalmente, el dinero fluye a través de la BP para validar o invalidar dicho precio.
5) Ausencia de efectos de precios relativos: el arbitraje inmediato de bienes y la ley del único precio eliminan las discrepancias entre los precios nacionales considerados por Hume con los precios determinados en los mercados mundiales y dados exógenamente para la economía pequeña, abierta, no hay lugar para que los precios domésticos se desaliñen de los internacionales, al menos por un período de tiempo significativo  los efectos de p. relativos del mecanismo de Hume no juegan ningún rol en el proceso de ajuste internacional.
6) Efecto directo del gasto: ante un EO$, los agentes tratan de desprenderse del $ y obtener bienes. Con los precios dados y el nivel de producto en pleno empleo, el gasto se derrama en la BP (aumentan las importaciones). El ajuste se da vía gasto, no vía p relativos.

Ambigüedad de las políticas mercantilistas
Los mercantilistas se apoyaron en el Estado para planificar y regular la vida económica: en la economía mercantilista típica había regulaciones detalladas en algunos sectores y poca o ninguna regulac



Comentarios

Hay 5 comentarios!

  1. nicolas 02/05/2010 a las 1:12 pm

    que significa lp y lc

  2. leonardo ferretti 05/05/2010 a las 4:42 pm

    me encanta el filosofo aristoteles. aguante la esclavitud! te amoo tomas Aquiinoo sos un capo!

  3. marian 20/10/2010 a las 12:31 pm

    gracias ,mañ tengo parcial de esta materia y me ayudo bastante .

  4. karendy leyva 25/01/2011 a las 6:38 pm

    esta zuper xido esto, aristoteles es mi filosofo favorito xq es mui interesante su vida. me enkanta!!!!!!

  5. julio cesar 02/05/2011 a las 6:39 pm

    que es k? y todo eso que pusiste como abreviaciones?

Información importante sobre los comentarios!

Cada comentario sera revisado antes de ser aprobado. Debido a esto la publicación de los comentarios no es inmediata y podría tardar cierto tiempo.

Por favor no uses insultos, agresiones, o faltas de respeto ya que tu comentario podría ser borrado. Evita el exeso de links.

Gracias!

Sobre Nosotros | Contacto | Publicidad | Términos | Colaborar

Apuntes Facultad © 2008 - 2011! Todos Los Derechos Reservados